El Perdón

El Papa Francisco ha pedido perdón en una epístola.  

Demasiado tarde para el perdón, muchos de los profanados han muerto, para aquellos que se hundieron en  una vida  marginal y auto destructiva,  para tantos se perdió la esperanza  qué no basta con una carta,  es tal la magnitud del daño causado qué  unas letras sobre un papel no dicen nada  sólo dejan constancia de  la  realidad de los hechos.  Terminó el tiempo de impunidad, sean o no enjuiciados  la condena será exactamente como ha sucedido en Irlanda,  una condena social por todas las inmundicias de su fornicación y el pago de grandes indemnizaciones .   La iglesia católica seguirá estando  pero ya no será la que fue. El escándalo de los abusos sexuales viene de lejos.  Algunos de estos depredadores sexuales de niños alegaban,  por increíble que parezca, ser provocados por la victima,   el  arzobispo de la Diócesis de Syracuse Robert Cunningham  en 2011   acusaba  a un niño violado de  qué éste  tenia  parte de la culpa , emulando así al arzobispo de Tenerife Bernardo Álvarez en sus declaraciones de 2007 cuando dijo; ” qué hay menores que lo consienten y provocan”.  Estos  sacerdotes   posiblemente conocedores de la obra ” Three Contributions to the  Theory of Sex ” de Sigmund  Freud,  quién en su época  escandalizó a la comunidad católica al exponer sus teorías  sobre la sexualidad  en la infancia a principios del Siglo XX.  ¡¿Cómo iba a saber  qué dicha teoría la usarían en su defensa los pederastas?!.  Cada día aparecen noticias en los medios sobre abusos a niños y niñas  relacionados con  el clero, el problema está en que el Vaticano era conocedor de los hechos, encubridor de los hecho durante décadas  y dejando  a  millares de victimas por el mundo ignoradas y olvidadas.

La Iglesia católica se dispone a manejar con mano firme, pero discreta, los escándalos sexuales protagonizados por sacerdotes. El último volumen de las Acta apostolicae sedis (Actas de la sede apostólica), especie de boletín oficial del Vaticano, correspondiente a 2001, recoge en latín las nuevas directrices para afrontar este serio problema, redactadas por el Papa y por la Congregación de la Doctrina de la Fe (la moderna Inquisición), en quien Juan Pablo II delega la responsabilidad.

Una carta del cardenal Josep Ratzinger, prefecto de esa congregación, insta a las diócesis a informar a Roma de cualquier caso escandaloso y a someterlo a un tribunal de sacerdotes en el mayor secreto. Esas nuevas directrices para evitar los casos de abusos sexuales cometidos por religiosos (o al menos evitar que se hagan públicos)…….

LOLA GALÁN

El País

No podemos cuantificar con certeza  las victimas de dichos abusos y  jamás será posible.  Éstos abusos están envueltos por el silencio y la negación. Es monstruoso que un adulto abuse sexualmente de un niñito o  una niñita,  y qué  ésta monstruosidad la cometan aquellos que dicen servir a la Causa Divina y se llaman ministros de Dios, esto es delirante,  ellos ,  los teólogos deberían conocer las reglas de los  Evangelios dónde les advierten contra  su  voto de “celibato” ,  no una vez, varias veces, antes de quemarse cásense,  pues no todos tienen el Don para mantenerse puros.

“No todos  hacen lugar para el dicho, sino únicamente los que tienen el Don”    Mateo19; 10,11,12

Hagan caso al Evangelio y cásense , muchos apóstoles eran casados, Pedro uno de ellos y dejen en paz a los niños y  niñas.

 

 

 

 

 

.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s