Un Cuento Chino

Mientras  Occidente  estaba envuelto en  turbulencias como la de Lehman Brothers , las hipotecas subprime, y otras estafas internacionales que sacudieron la economía mundial, mientras se permitía,  en una embriaguez de maximizar beneficios, la des-localización de la industria, y  que los  poder económico cambiaran de ” mano”,  mientras se ignoraban sistemáticamente las alertar, tanto del planeta, agotado por  la explotación de sus recursos, mientras  la  clase social más desfavorecida,  expoliada por gobiernos propios y ajenos clamaban,  y denunciaban  las injusticias, mientras oíamos por primera vez  palabras como  femicidio,  todo el sistema mundial  establecido colapsó.

Se puso de moda la palabra crisis, las Bolsas de valores se hundieron, las empresas quebraron, y el planeta entero entró en una economía regresiva. No sirven  de nada  las viejas fórmula aplicadas en crisis anteriores, y las políticas de austeridad empobrecen aún más a los ciudadanos de los llamados países ricos. Han transcurrido 11 años, y los  países siguen sin ver el final de la  mal llamada crisis. Esto nos lleva a plantearnos que estamos ante un cambio no experimentado en los últimos siglos, una mutación sistémica.

 Cuando las crisis son sistémicas están  causadas por un cúmulo de factores; capitalismo,  extractivismo, antropocentrismo, plutocracia, productivismo, colonialismo, xenofobia,  racismo, y  patriarcados. Una alternativa sistémica busca confrontar y superar las causas estructurales de las crisis sistémicas, pero en este caso no.

Estos dilemas sistemáticos  no suceden en fases,  no sucede que hay que derribar  primero a unos,  la  plutocracia, el productivismo, el extractivismo …  y enfrentarse posteriormente a los demás en una cadena de  decisiones para atajar, y cambiar esos agentes sistémicos que la provocaron. .

La  mejor forma  de definir una alternativa sistémica es determinar hacia dónde se dirige el cambio, es evidente que la que experimentamos va a transformar  el mundo tal y como lo conocemos,  empezando por la privatización de los recursos naturales.

Un ejemplo; el agua , y el reconocimiento  del  derecho innegable del humano al liquido vital,  pero es un bien escaso, y lamentablemente será necesario implementar medidas para garantizar que no falte, pero no es suficiente. Se debe cuestionar la privatización y  mercantilización del agua,  se necesita agua,  no solo para el consumo humano, es necesaria para la agricultura, la ganadería, la industria, la minería… El agua no entiende de fronteras y su existencia plantea la necesidad de reconsiderar los límites de las naciones,  se convertirá en una de las causas más importantes en los conflictos geopolíticos entre países, regiones, sectores sociales, y grupos étnicos….

En fin, no estamos ante una mutación local, es una crisis sistémica y global, y   los gobiernos son incapaces de resolver la causa que la provocaron,  en realidad  la agravan más  poniéndose al servicio de la élite económica.

Llegado a este punto, las  políticas actuales optan por aplicar  la” Pedagogía de la Decadencia”, es decir,  en lugar de buscar, y dar  soluciones, intentan “mejorar” al individuo volviéndolo dócil,  mediocre, inofensivo, con la finalidad de degradarlo, sumergiéndolo  en el medievo del  III milenio.  

Que no te cuenten cuentos chinos, esto no es una crisis, es la mutación a un nuevo orden mundial, nuevas economías, nuevos amos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s